Nuestra línea y sus tareas de construcción política

Nuestra línea y sus tareas de construcción política

Los compañeros de Marabunta IR nos pidieron una contribución para homenajear al Comandante Che Guevara en el cuarenta aniversario de su caída en combate. Nos pareció que era buena oportunidad para escribir sobre lo que estamos haciendo bajo su inspiración y por nuestra experiencia como militantes guevaristas, o del PRT, como nos sentimos.

La Rebelión de 2001-2002 modificó favorablemente la situación política para el campo popular. Una manifestación de ello, entre otras, es que hemos recuperado el lenguaje marxista, otra, y que va junto con ella, que recomenzamos a discutir tácticas y estrategias de acumulación de fuerzas. Cómo muchas grupos de izquierda han desgastado nuestro vocabulario, somos un poco reacios a usar expresiones grandilocuentes por lo que preferimos explicar lo que pensamos y hacemos. Pero nos ha ocurrido que algunos compañeros, al no encontrar esas expresiones, piensan que es un subterfugio para deslizarnos hacia el reformismo, el populismo o el pacifismo. Para nada es así. Estuvimos tentados en titular este trabajo como: Nuestra estrategia de construcción revolucionaria, por lo anterior no lo hicimos, pero si a algún compañero le parece más claro nos hacemos cargo. Queremos dejar aclarado que en ningún caso estamos hablando de una estrategia de poder. Cuestión, ésta, que dejamos para más adelante, el motivo quedará esclarecido por el propio informe. Sobre la evolución de la estrategia de poder en el marxismo hicimos una extensa exposición, el año 2005, la que se puede leer en www.catedracheguevara.com.ar

Este escrito es la actualización de otro que titulábamos grandilocuentemente: La tarea central en la lucha por el por hoy, pero la grandilocuencia no se inscribía en lo que criticamos antes, sino que buscaba torear a los que nos criticaban por intentar incorporar en nuestro arsenal político a la lucha electoral. El texto partía de cuestiones de orden general pero centraba su conclusión en un tema muy importante pero parcial. Han pasado tres años y como los debates han subido de nivel queremos ponernos a tono.

Decíamos, vamos a partir del mismo enfoque que llevó al PRT a definir su estrategia de guerra revolucionaria. Éste, en febrero de 1968, iniciaba las resoluciones de su IV Congreso aplicado una cuestión metodológica, se formulaba preguntas de orden general para luego pasar a considerar lo particular: “Comencemos por el principio: ¿cuáles son los requisitos generales que todo marxista revolucionario debe exigir cuando se consideran los problemas de la estrategia de poder y de lucha armada?

1) En primer lugar debemos hacer un análisis de la situación económica capitalista mundial y de la lucha revolucionaria internacional… Debemos pasar luego a efectuar un análisis de la situación económica y de la lucha revolucionaria en la región y el país, tomando en cuenta el 1desarrollo de las fuerzas productivas que nos permitirá tener un primer criterio para establecer las posibilidades de una “verdadera” revolución (si el capitalismo aún puede desarrollar o no las fuerzas productivas), la existencia o no de clases revolucionarias, la relación entre la superestructura política y la estructura social, el desarrollo desigual de la economía y las fuerzas revolucionarias país a país, región a región, etc. Este análisis nos permite establecer: a) las posibilidades de desarrollo de la revolución y su ritmo desigual en las distintas regiones del mundo y en el país, b) cuál es la clase revolucionaria y sus posibles aliados, c) cuál es la combinación específica de tareas y consignas de la revolución en sus distintas etapas (tareas democráticas, socialistas, nacionalistas, etc.) para cada región y país.

2) En segundo lugar debemos hacer un análisis de la relación de fuerzas entre las clases. Debemos ver el grado de organización y cohesión de las fuerzas sociales contrarrevolucionarias, la complejidad y nivel de su Estado, el desarrollo de la técnica militar y el ejército, sus contradicciones internas, tanto en el orden nacional como internacional. Debemos ver también el grado de organización y fuerza de las clases revolucionarias, su experiencia y conciencia revolucionaria, si han logrado construir un sólido partido revolucionario, si han logrado desarrollar una fuerza militar y las características de esta fuerza (si es poderosa o débil, etc.)…. seguir leyendo (descarga el archivo completo en PDF)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Imprime este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *