1° de mayo: convertir la rebeldía en una política práctica

1° de mayo: convertir la rebeldía en una política práctica

El corazón del plan económico del macrismo es la reforma laboral, que apunta al reemplazo de los trabajadores “viejos y caros” por trabajadores “nuevos y baratos”, sin estabilidad, sin convenios colectivos y sin derechos. La crisis industrial que deliberadamente promueve el empresariado, con su expresión  en los miles y miles de despidos que sufre nuestra clase trabajadora, es el mecanismo a través del cual, justamente, pretenden reducirnos por el hambre, ponernos contra las cuerdas y obligarnos a aceptar la superexplotación que quieren imponer.

La nueva planta siderúrgica de Techint en EEUU, con 1500 puestos de trabajo, demuestra que la falta de inversión es, como dijimos, una deliberada conducta del empresariado. Macri, en su vergonzosa visita a la metrópoli imperial, inauguró la planta para transmitir a los trabajadores argentinos: sin “reforma laboral” no habrá inversiones ni trabajo. La verdad es que, en el marco del capitalismo, ni siquiera así habrá inversiones y trabajo.

La CGT ha sido cómplice. Sin dudas, el paro del 6 de abril fue el resultado de la histórica movilización del 7 de marzo, no una huelga organizada y planificada por los burócratas cegestistas. Ese clima tuvo inmediatamente sus efectos: El 8 de marzo, Dietrich anunció la suspensión “hasta nuevo aviso” de los aumentos en trenes y colectivos, así como de subas en algunos peajes, Aranguren debió desglosar en tres la suba del gas prevista para abril, y la suba del agua se aplicará a partir de mayo, reducida al 23 % cuando originalmente se planteaba un 50 %. Se trata, por supuesto, de resultados moderados, pero que demuestran que las luchas no son inútiles: ¿Qué no podríamos lograr con un verdadero Plan de Lucha Nacional de la CGT y la CTA?

Casos puntuales, de los que hay cientos, demuestran que la combatividad y la voluntad de lucha de los trabajadores pueden torcer el rumbo del ajuste. Los trabajadores metalúrgicos de Canale en Llavallol han dado pasos enormes, con su lucha, para obstaculizar el vaciamiento de la empresa, sin resignar una sola de sus conquistas. AGR, por su parte, sigue en pie, provocando al grupo Clarín pérdidas millonarias por la inactividad de su planta de Barracas, la planta gráfica más moderna de Latinoamérica. La huelga docente, contrariamente a lo que dice el gobierno apoyado en la capitulación vergonzosa de Baradel, no ha sido derrotada y el conflicto se prepara para dar un nuevo salto, con nueva fuerza, y bajo el control de la base docente y la comunidad educativa

El 7 de marzo hemos dado un paso enorme: impusimos a la burocracia cegetista el paro nacional. Pero está claro que la lucha debe continuar con medidas más duras, progresivas, planificadas y activas. Como mínimo, necesitamos un paro de 36 hs. Pero: ¿cómo logramos imponerlo en la práctica? Saquemos conclusiones: si cara a cara con los burócratas, el 7 de marzo, los obligamos a dejar de versearnos, les tomamos el palco y les impusimos el paro que no querían  sacar, porque querían seguir negociando con el gobierno y los empresarios, ¿por qué no marchar sistemáticamente, desde las fábricas y las oficinas, los talleres y las escuelas, a nuestros sindicatos, a la sede de la CGT? Esto ya se hizo en el 75, durante el rodrigazo, y obligó a la CGT a lanzar la huelga del 7 y 8 de julio, que hizo caer nada menos que a Rodrigo y a López Rega.

Esta u otras ideas son las que debemos discutir y poner en práctica para sacudir a los burócratas, obligarlos a salir a la lucha y, eventualmente, echarlos si pretenden traicionarnos. El 7 de marzo demostró que es posible. Debemos convertir la rebeldía y la voluntad de retomar el control del destino de nuestras luchas que explotó ese martes, en una política práctica que abra el camino a las luchas victoriosas de nuestro pueblo trabajador.

 

Por un Paro Nacional de 36 hs. y un Plan de Lucha Nacional de la CGT- CTAs

Aumento de salarios y jubilaciones de emergencia, igual a la canasta familiar

No a la reforma laboral: Por un plan económico bajo control del pueblo trabajador

 

 

Juventud Guevarista

Corriente de Trabajadores Guevarista

Unión del Pueblo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Imprime este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *